Historia del Pasado

Legado - Partida 2

Órbita limítrofe

Gracias a la información obtenida del holocrón del rey loco, Vor’en y Eidan averiguan que éste tenía una persona de confianza que le asistió en buena parte de sus estudios sobre la Fuerza y la construcción de un sable de luz. Sin embargo, antes de su muerte comenzó a albergar sospechas hacia su subordinado y empezó a espiarle, descubriendo entre otras cosas que éste mantenía en secreto un laboratorio en una órbita muy cercana a la estrella del sistema.

Mientras los chiss están ausentes de la zona reabasteciendo su fragata, Vor’en y Eidan deciden partir en la Exelion con Mara y Raf V. para inspeccionarlo. Cuando llegan comprueban que la pequeña estación espacial está muy dañada, con el puerto de atraque destrozado y al menos uno de los módulos expuesto al vacío y la radiación, aunque un escudo protege las paredes no dañadas de blindaje reforzado del hostil entorno espacial. Tras una vuelta de reconocimiento, se decide que Vor’en y Eidan tratarán de entrar con trajes de vacío abriendo un hueco con el sable de luz en la pared de la zona de sombra del módulo dañado. El intento tiene éxito, y tras bloquear con la Exelion las zonas expuestas a la radiación para que Eirion pueda manipular los anticuados controles, éste y Vor’en consiguen penetrar en la zona aún habitable de la estación a través de una exclusa.

Allí descubren una zona de estudio con una biblioteca, algunos objetos artísticos, y una entrada con código de seguridad a una tercera habitación. Cuando tratan de acceder a ella pulsando algunas teclas del panel de control, un droide guardián camuflado como una estatua les ataca como a intrusos hasta que consiguen derribarlo y abrir la puerta. Esta última sala, la más protegida de la estación, contenía una serie de computadoras cuyos datos habían sido completamente borrados, y una pequeña caja fuerte. De su interior extrajeron un sable de luz azul, ligeramente defectuoso pero en funcionamiento.

Viendo que no había mucho más de valor, y debido al hostil entorno tan cercano a la estrella, el grupo decide cargar la caja con el sable de luz, el contenido de la biblioteca y los trozos de metal reforzado que cortaron de la pared en la Exelion, y poner rumbo a Devon. Por el momento, se decide que Vor’en custodiará el nuevo sable de luz hasta que Eirion tenga la destreza suficiente en su manejo como para poder utilizarlo como arma propia.

Comments

DarkSapiens

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.